Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

viernes, 17 de febrero de 2012

Una noche loca??


 

 Silencio y noche,
sombra, frío.
Solos tu y yo
en medio del camino,
me miraste, te miré,
me sonreíste y bajé la mirada indiferente.
La música vibraba,
entre risas y copas la noche iba al encuentro del día.
Sin buscarnos, 
nos encontramos frente a frente,
nos miramos sin hablarnos,
como si un pacto silente nos poseyera.
Mudos, estremecidos, caminamos  unidos,
el tintineo de una llave, una puerta que se abría,
un gato que maullaba.
Ya no mas, ni sonidos, ni noche…
Una mujer y un hombre se encontraban,
ninguno de los dos dijo nada, ni preguntó nada,
solo se entregaron en una madrugada
fundiendo soledades y cuerpos,
olvidando todo lo que no fuera la pasión
que esa noche, les hizo cómplices del deseo.

1 comentario:

  1. Una noche así necesito yo, después de tanto estrés y tanto trabajo: placer y relax, sin muchas palabras y diciéndolo todo con las miradas. Me gustó, Miuris. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar