Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

martes, 21 de febrero de 2012

Así como




Cómo pasa la vida,
van viajando los sueños en las alas del tiempo,
mueren las ilusiones,
silencia la esperanza.
Es como si la sangre
corriera mas despacio,
como si los caminos se cubriesen de abrojos,
como si una tarde se volviera crepúsculo,
como si la mañana, se fundiera en el limbo.
Nos queda la esperanza,
ojalá sea tan fuerte,
que no nos abandone,
que nos quede su aliento para ver las estrellas,
para que la mañana arranque a la niebla,
un rayito de luz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario