Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

martes, 7 de febrero de 2012

Alma gemela?



El mundo de las almas gemelas, el paralelismo de las vidas y los múltiples “yo”, que traídos del pasado colman presente y futuro, son temas que  desde el asomo de mi existencia, invaden el espacio de mi mente, me permito hablar en primera persona para expresar experiencias íntimas, inexplicables tal vez, pero válidas y muy verdaderas.
 La vida tiene infinitas posibilidades, caminos por donde un insospechado abanico de oportunidades, negativas o positivas se abre ante cada uno/a presentando soluciones a tomar en determinado momento, sin imaginar que el futuro o la vida misma, podrían depender de tal decisión.
 Pocos tal vez nos visualizamos a nosotros mismos viviendo una u otras vidas diferentes a la real y de llegar a imaginarla paralela a ésta,  pensaríamos que estamos enloqueciendo. 
 ¿Piensa alguien  en la posibilidad de que la vida no es solo el trozo de existencia que vivimos? Pensar que el universo con su infinitud y sabiduría esconde misterios mágicos, a más de uno de seguro,  erizaría la piel, de solo sospecharlo.
 Vidas paralelas, otros “yo”, viviendo en otro espacio, tiempo o dimensión, tomando decisiones que podrían cambiar el rumbo de nuestras vidas, convertir la existencia de esas mismas en historias diferentes, rodeadas de circunstancias distintas, pero tan estrechamente ligadas a nuestro subconsciente que por momentos nos parecería estar repitiendo escenas ya pasadas.
 “Esto se me hace conocido”, ustedes y yo habremos dicho o pensado esta frase alguna vez, estando en lugares que nos parece haber visitado antes, una estancia, una calle, una casa cuya ubicación nos parece familiar, aunque materialmente no recordemos haber estado allí.
 Sería maravilloso disponer de un vínculo conector que nos permita de alguna manera comunicarnos con esos “yo” a todas luces inexistentes y solo perceptibles para ciertas sensibilidades ¿Imposible?
De esa manera, podría gratificarnos la idea de que en otro espacio del universo, han sido realidad nuestros sueños y deseos, o para beneficiarnos y evitar que nuestro “yo” alternativo, cometa los mismos errores y brindarle así la posibilidad de su vida… ¿Nuestra vida?
 Richard Bach, escritor estadounidense, en su obra “El Puente hacia el Infinito”, toca magistralmente los diversos caminos que la existencia de un mismo individuo, podría tomar y cómo en un instante puede cambiar con un pequeño acto, o una palabra.
 Apretar un botón, pronunciar a tiempo una palabra o no decirla nunca, caer rendidos por la fuerza de una mirada que tal vez hemos visto antes, o que nos marque para toda la vida, apretar unas manos cuyo calor nos infunde una sensación de protección, son parte de esas pequeñas cosas que pueden cambiar el rumbo de una vida.
 El tema de las almas gemelas y vidas alternativas parecen ir vinculados, se muestra la posible interconexión de dos seres que sin conocerse y viviendo en diferentes dimensiones, se buscan hasta encontrarse. ¿Ha vivido alguien esa maravillosa experiencia?
 Que haríamos si se abriera de repente, una brecha a través de la cual pudiésemos divisar nuestras posibles vidas alternativas. Tentaríamos al ¿Destino? E intentaríamos cambiar nuestra existencia en caso de que lo que viéramos, no fuera de nuestro agrado? ¿O temerosos nos echaríamos a correr por haber accedido a un espacio vedado?
 ¿Podría suceder algo semejante? No lo sé, corresponde a cada uno/a encontrar su propia respuesta, empezar por descubrir si en verdad existe alma gemela, sería buen comienzo, reconociendo y aceptando su vida alternativa en el día a día de cualquier desconocido en el que inexplicablemente encontramos extrañas coincidencias, con nosotros mismos, o con allegados con los que hemos compartido.
Que cobardes solemos ser cuando se trata de abordar el mundo espiritual, mucho más real que este que nos permite movernos, conversar, amar.

1 comentario:

  1. Yo sí creo en vidas paralelas. Un mundo paralelo al nuestro es real como el aire que respiramos. Aquí te hablo de los espíritus, de los ángeles que están en todas partes al mismo tiempo. ¿Cómo se puede creer que San Miguel Arcángel puede atender tantas demandas al mismo tiempo? Uno diría: "no creo en una vida después de la muerte", sin embargo, asiste a las procesiones de los santos para que les resuelva sus problemas desde el más allá. Una REAL contradicción. Besos mi Reina

    ResponderEliminar