Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

lunes, 23 de enero de 2012

Gime, llora?


Cuando la tierra tiembla,
que dirá, cual será su mensaje?
Respira acaso?
Suspira o lacerada por nosotros,
gime, llora estremecida?
Cuando tiembla la tierra y se subleva,
que nos quiere decir?
Advertencia, sanción, castigo?
Dolerá a la tierra nuestra inconciencia?
La tierra estremece sus cimientos
y nosotros como hojas al viento
en su fragor volamos
y cobardes corremos a suplicar
un perdón que olvidamos,
antes de que la tierra,
retorne a su sosiego.




2 comentarios:

  1. La tierra late MIuris, y llora nuestro desamor.
    Buena reflexión en esos versos.
    Bonitos como siempre.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Lo cierto es que nuestra unión con la Tierra debería ser más estrecha,verla como nuestra madre, como alguien sin la cual no estaríamos aquí reflexionando ni tratando de lanzar al mundo nuestros versos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar