Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

domingo, 22 de enero de 2012

Fronteras



 
Límites y fronteras
como grandes murallas
contienen ilusiones y sueños,
lejos queda la tierra
y aferrados a ella,
muchas veces quedamos,
como si fuese un faro que a distancia,
ilumine caminos.
Se apagará la luz,
cuando cada mirada se pierda en la tiniebla,
cuando silencie el grito
y junto con el último aliento,
se marche la esperanza. 

2 comentarios:

  1. Se apagará la luz,
    cuando cada mirada se pierda en la tiniebla,
    cuando silencie el grito
    y junto con el último aliento,
    se marche la esperanza

    Cuando se apague la luz de la esperanza, solo quedarán las almas blancas para que todo se ilumine de nuevo.
    muy lindo Miuris.
    Te dejo un beso.

    ResponderEliminar
  2. Hola guapa, te había perdido la pista, mis versos me tienen atrapado, no me dejan rimar fuera de ellos...
    Gracias por estas preciosas letras, un placer reencontrarte...
    Gracias, pasa buena tarde,besos de nieve..

    ResponderEliminar