Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

sábado, 7 de enero de 2012

Despierta!


 
Quien soy, de donde vengo, adonde voy,
la vida me envolvió en su vorágine,
la voz del corazón ahoga la razón
que me grita,
despierta!
Trepo una muralla de silencio agazapado
entre suspiros de hastío.
Transito un camino largo
en el que marco mis huellas
y tal vez mañana,
cuando me haya marchado,
alguien pueda entender
esta confusión de mi alma.

2 comentarios:

  1. Seguramente, pero sólo tu te llevarás los secretos

    ResponderEliminar
  2. El corazón puede equivocarce, solo hay que buscar ese equilibrio entre él y la razón.
    Muy bueno Miuris.
    Te dejo un abrazo.

    ResponderEliminar