Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

martes, 10 de enero de 2012

Abrázame


 
  
Solo abrázame,
calma este vendaval de dudas que me abate,
mírame a los ojos,
descubre en mi mirada mi aflicción.
Solo abrázame,
infunde a mi cuerpo el calor que hace temblar mi piel.
Aguarda, no te vayas,
no me dejes envuelta en la maraña de sombra,
tengo miedo, siento frío!
Necesito el amparo de tu abrazo,
saber que no transito a solas
este camino que se hace laberinto. 

3 comentarios:

  1. Qué distinto sería el mundo si fuésemos repartiendo abrazos en lugar de indiferencia.
    Tus sentimientos no pueden ser más nobles.
    Ahí llevas mi abrazo

    ResponderEliminar
  2. Ese abrazo en el reafirme lo que siente, es muy necesario a veces, el corazón lo clama.
    Hermoso Miuris..!!
    Te dejo un beso.

    ResponderEliminar
  3. Arruíllo, Osvaldo, gracias por vuestros abrazos, solidarios, confortables, los siento en el corazón.

    Abrazos

    ResponderEliminar