Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

martes, 20 de diciembre de 2011

Yo te ayudo


Te marchas casi,
puedo sentir el aleteo de tu vuelo,
tu equipaje de hojas amarillas se dispersa
y en cambio un velo de escarcha cubre el tiempo.
Porqué no te quedas?
Quédate por favor,
No me dejes sin tu tenue calorcillo.
Te necesito tanto,
hazlo por mi, no te vayas todavía.
Quédate otoño,
rétalo a un duelo,
Seguro que le ganas tú,
a él nadie lo quiere,
anda, no temas,
yo te ayudo a matar al invierno.

1 comentario:

  1. Muy bonito poema Miuris,si entras a mi bloc,veras que hay una similitud en nuestros poemas aunque distintos por completa...Yo se lo dedico al invierno...que no lo quiero....Que pases una feliz noche buena en compañía de tus seres queridos...Un beso de buenas noches.

    ResponderEliminar