Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

viernes, 18 de noviembre de 2011

Que no hijo, que no va!


Hoy sin saber porqué

te he recordado,

ha volado hacia ti un pensamiento

y asustada, sacudí la cabeza,

como si con el gesto,

alejara de mi, tal ocurrencia.

De poetas y locos,

todos tenemos un poco dice un dicho,

más que locura,

mi pensamiento fue un desatino,

algo que no sucederá de nuevo,

porque tu me dirás,

si antes no me importabas,

ahora menos que nunca,

que no hijo, que no va!

No te me ilusiones.

1 comentario:

  1. Un extraño recuerdo si el motivo no es real, pero si se trata de un loco pensamiento o lo contrario en busca de algo que no podrá ser, pues es lógico advertir que no se debe hacer ilusiones; no por "el hijo", sí por lo que pudo o no puede ser.

    Un saludo y un beso, querida. Por fin muevo las ancas para dar un salto :)

    ResponderEliminar