Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

martes, 15 de noviembre de 2011

No te duermas!

Calla,

que tus latidos no perturben mi sueño,

que tu ritmo no altere mi quietud,

que la sangre que emanas,

no desboque mis ansias.

Palpita suave,

Nadie más que yo te entiende

Y nadie más que tú,

conoce el cataclismo de sentires,

que pueden motivar que acalles para siempre.

Hazlo suave, bajito,

que tú y yo sabemos,

tú de mí, yo de ti.

Deja que la noche y el día,

que viento y cielo levanten sueños,

mientras nosotros sosegados, esperamos,

edificando quimeras.

No te duermas corazón.

3 comentarios:

  1. ¡ Muy bueno ! a ese corazón que , llora, salta, vuela, ríe..... nos llena de regocijo o de tensón depende del momento vivido....
    Gracias por subirlo mi amiga, está precioso.
    Abrazos, felices días.
    Leonor

    ResponderEliminar
  2. Gracias Leo, un besazo para ti, cuidemos el corazón, para que no se duerma, abrazos.

    ResponderEliminar
  3. Hay que cuidarlo en todos los sentidos, sin él no estaríamos en condiciones de mostrar al mundo lo que puede salir de nuestro interior.
    Un beso, Miuris.

    ResponderEliminar