Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

domingo, 6 de noviembre de 2011

El tiempo invitaba

El tiempo invitaba y ebria de quimeras,

muda de dolores, borracha de angustia.

A solas con la oscura noche

quemaba mis penas, mordía mis sueños,

ahogando en la copa, llenando de olvido

el grito silente que me dominaba.

Mi cuerpo temblaba,

miedo, frío, sed.

De pronto, sin saber de dónde,

sin saber quien era,

sentí que unas manos rasgaban mi ropa,

me quedé serena,

mis labios se apretaban,

no se que pasó,

inconsciente casi,

sentí que rodaban por mi piel desnuda,

las uvas, el vino,

mientras yo dormía

y en medio del sueño, sentí que moría.

5 comentarios:

  1. Bello sueño erótico en un poema precioso.
    Muy bueno, Miuris.
    No me dejó entrar antes por salir un anuncio de primeras que me cerraba el paso, pero dicen que el que la sigue la consigue, y hoy entré.
    Muchos abrazos
    Leonor

    ResponderEliminar
  2. Hermoso Miur.
    Pena (L7s7)

    ResponderEliminar
  3. El tiempo nos invita a muchas cosas,que no deberíamos pasar por alto,pero en estos malditos tiempos que vivimos,la mayoría se nos escapan de las manos...Pre-cio-so...Miuris,una belleza de poema...Felicidades por ese vino y esas uvas...Besos

    ResponderEliminar
  4. ¿Qué mejor compañía que una copa de vino y unas manos que nos rasgan la piel desnuda?
    Excelente poema embriagante y amoroso. Besitos, Miuris.

    ResponderEliminar