Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

jueves, 13 de octubre de 2011

Soledad del mundo


Soledad de uno, soledad de dos,

soledad de todos…

Vidas confundidas,

incomprendidas,

vidas adoloridas

entre la incertidumbre

de no entender el porqué de muchas cosas.

Soledad que se instala,

se agiganta y se hace dueña de un corazón

que día a día,

a la par que la fe,

va perdiendo la fuerza.

Purgatorio de conductas ajenas,

silencios, expiaciones,

un camino yermo

que entreteje en un eco las palabras,

que obligan a enfrentar la soledad del mundo.

1 comentario:

  1. AYYYY!! Que mal nos llevamos con la soledad,pero de vez en cuando es buena consejera,yo la necesito esporadicamente,pero no por mucho tiempo,y tampoco que me la impongan,jeje...Es un placer leerte Miuris,que tengas un lindo fin de semana...Un abrazo Miuris

    ResponderEliminar