Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

viernes, 14 de octubre de 2011

Que salta la rana!


La Universidad de Salamanca, aparte de su importancia docente, destaca como obra monumental, su fachada del más puro estilo plateresco, conserva el esplendor de una época en que este centro de alta educación, poseía fama mundial, que aún conserva.

Importantes personajes han pasado por esta Alma Máter imponte y mencionada entre las célebres universidades del mundo.

Fundada el 1 de enero de 1218, tuvo entre sus impulsores a Alfonso IX.

La imagen más emblemática de la Universidad, es el retablo plateresco ante el patio de las Escuelas Mayores, donde se encuentra la estatua de Fray Luis de León, despierta la admiración de los amantes del arte, pero es además en esta parte donde se encuentra la rana, convertida en un símbolo que atrae la atención.

La rana ha sido convertida en una especie de mascota depositada sobre una calavera.

Como siempre sucede en estos casos, se levantan leyendas que corren de boca en boca fomentando la existencia de la rana como un fenómeno extraño, algo que despierta el interés por encontrarla.

Era además usada como talismán por los estudiantes que acudían a ella, en pos de su “ayuda” para aprobar exámenes.

El rumor sobre la rana, traspasó el umbral de la Universidad, llegando a oídos de mucha gente que movida por la curiosidad se acercaban a buscar la ranita, porque según rumores, quien lograba identificarla, encontraba en la vida, muy buena suerte.

Después de mucho tiempo, los rumores sobre el anfibio fueron despejados y su simbolismo quedó descubierto por el Catedrático Benjamín García Hernández quien descubrió el enigma: El animal había sido puesto allí para dar al mundo el mensaje de que a pesar de que el conjunto escultórico de la fachada pretende resucitar a los notables de la época, esto era imposible.

El Profesor presentó un estudio titulado “El desafío de la Rana de Salamanca: cuando la rana críe pelos”, en el que descifra los diversos elementos que componen la fachada, entre ellos, destacan tres calaveras representando a los fallecidos hijos de los Reyes Católicos.

El cráneo donde se posa la rana, pertenecía al Príncipe Juan.

Según el autor del estudio, calavera y rana pretenden enviar un mensaje iconográfico, burlando de ese modo, la Inquisición.

La rana, es conocida como Parrita, como homenaje al médico que trataba al hijo de los Reyes Católicos y significa que pese al esfuerzo de la medicina, el Príncipe, no regresará de entre los muertos.

El mensaje provenía de un proverbio sefardí no incluido dentro de los elementos, levantando así, las innúmeras elucubraciones en torno al verdadero significado de la rana, posada sobre tan ilustre calavera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario