Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

viernes, 14 de octubre de 2011

Insólito!!


Cada día somos asaltados por el desconcierto, infinitas circunstancias nos condicionan, nos hacen víctimas y ante sus consecuencias, nos quedamos asombrados.

Conmoción es lo que provoca la historia de Nguyen Thi Phuong, una joven vietnamita de 26 años que ha sufrido una metamorfosis en su cuerpo que la ha llevado en el tiempo a mas de cinco décadas.

Padeció una intoxicación con mariscos, así empezó su calvario, al carecer de medios para costearse un tratamiento médico, combinó para aliviar su mal, medicamentos tradicionales con remedios farmacéuticos que aliviaron la urticaria, sin embargo, poco a poco, su cara se arrugó y la piel de todo su cuerpo, se tornó flácida.

Sin embargo, interiormente no ha padecido cambios hormonales, el ciclo menstrual y demás funciones, incluyendo lucidez mental, continúan siendo las de una mujer de 20 años.

Durante los tres años que lleva en estas condiciones, ella toca puertas que no se abren, sigue no obstante albergando la esperanza de encontrar el milagro que le devuelva su juventud perdida.

Mientras tanto, para evitar ser objeto de la curiosidad, se esconde bajo un manto cuando sale a la calle.

La única bienaventuranza le ha tocado de mano de su marido de 33 años, quien a pesar del cambio físico experimentado por la esposa, sigue a su lado y asegura amarla como el primer día, la ha acompañado en su enfermedad sin repulsiones, es la única motivación de Phuong, para continuar en la búsqueda de su cura.

La pareja de muy bajos recursos, divulga su caso en la búsqueda de alguna ayuda que le permita una atención especializada.

Entre los médicos hay mas de una opinión sobre el problema, llgunos médicos dicen que podría tratarse de Lipodistrofia, una rara enfermedad que afecta a unas 2,000 personas alrededor del mundo y para la cual no existe cura.

Otros dicen que podría ser efecto secundario producto del abuso de esteroides y mencionan además, el síndrome de Cushing.

El doctor Yen Lam Phuc, de la Academia Médica Militar de Vietnam, pone en duda estos diagnósticos, considera el mal como un padecimiento desconocido.

Un dermatólogo del Hospital de la Universidad de Medicina y Farmacología de Ciudad Ho Chi Minh visitó a la joven, diciendo que los síntomas apuntaban a una mastocistosis, que es una afección que puede revertirse con un tratamiento adecuado. El diagnóstico está aún por confirmar.

Pidamos a Dios que esta joven regrese a la normalidad para que oriente su vida hacia una ruta de esperanza.

1 comentario:

  1. Hola. hace tiempo no venia a verte, y me encuentro con este texto, el cual me ha causado una tristeza infinita.

    Ojala que pronto vuelva ha ser la muchacha que siempre fue.

    Que Dios la Bendiga y la proteja.

    Orare por ella y por el mundo entero que tanto necesita .

    besos.

    ResponderEliminar