Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

miércoles, 5 de octubre de 2011

Campanas de bodas en Sevilla


El Palacio de las Dueñas, un edificio que guarda entre sus paredes historias de personajes sevillanos, fue hoy el escenario que sirvió de marco a la boda de su propietaria, la Duquesa de Alba, Doña Cayetana Fitz-James Stuart y su ya esposo y por extensión Duque consorte. Alfonso Díez.

Sevilla se agolpaba ante el umbral del palacio aclamando a una mujer muy querida por el pueblo, por su estilo sencillo y generoso.

En este palacio confluyen historias disímiles de nobles y plebeyos, Doña Cayetana es la española que más títulos nobiliarios posee y su familia, está rodeada del encanto misterioso que siempre acompaña a este tipo de familias.

El Palacio de Dueñas, es un patrimonio monumental no solo por la familia de la Duquesa y sus títulos, sino porque en él nació Antonio Machado, debido a que el administrador del Palacio, alquiló una de sus dependencias a los padres de Machado, recuerdos de su infancia en esos regios jardines son estos versos:

"Mi infancia son recuerdos de un patio de Sevilla,

y un huerto claro donde madura el limonero;

mi juventud, veinte años en tierras de Castilla;

mi historia, algunos casos que recordar no quiero."

A partir de hoy, el Palacio de las Dueñas guardará también la historia del que posiblemente sea el último casamiento de la Duquesa amada por los sevillanos, Doña Cayetana de Alba.

2 comentarios:

  1. Quien se lo iba a decir, que a sus ochenta y muchos viviría este gran sueño de nuevo de la mano de su amado, criticados por muchos.
    No hay edad para el amor, aunque quizás sea solo por una parte, que lo disfrute mientras dure.

    ResponderEliminar
  2. Muy bien, primera información que obtengo sobre la Duquesa. Muy querida por los españoles. Larga vida para ella, pues tiene derecho a disfrutar de nuevas nupcias. Saludos desde Panamá.

    ResponderEliminar