Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

viernes, 9 de septiembre de 2011

Hablemos


Siéntate a mi lado,
atrévete a decirme lo que sientes,
No temas,
no voy a interrumpirte,
te dejaré decirme
esas cosas que te amargan,
que pesan sobre ti
y que posiblemente,
te aflija la idea de contármelas.
Te escucharé en silencio,
no niego que tal vez
mientras hables,
me morderé las uñas,
o acaso de improviso,
vuelva rápidamente la mirada
para disimuladamente
secar de mis mejillas, alguna lágrima.
Tu me preguntarás
quizás que me sucede
Y yo tranquilamente te diré
que es el viento,
que hace que me escuezan los ojos.
Continuarás hablando
y acaso yo me evada casi sin darme cuenta,
Pero no tengas miedo,
habré entendido ya,
que esta historia se acaba,
porque para amarse, dos corazones hacen falta
y en nuestra historia,
ya solo uno, queda enamorado.

2 comentarios:

  1. Dificil momento..hablar cuesta cuando algo se va...y nada vemos en el futuro..
    Muy bellas letras dedicadas a momento mu especial..
    Saludos desde el sur

    ResponderEliminar
  2. Decir adiós, desatar el nudo y ser capaz de sonreir en la despedida, el mejor y último regalo.

    ResponderEliminar