Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

jueves, 11 de agosto de 2011

Soy de esa tierra


Soy de una tierra

marcada por el sol,

una patria

que la luna dibuja

con pinceles de plata.

Soy hija del océano, del Caribe,

soy ron y azúcar,

mi tierra generosa,

tiene miel en el alma,

abraza y besa al nativo igual al extranjero.

Mi país está herido,

unos malvados lo saquean,

mi gente sufre y llora sin consuelo,

el sol ya no es esperanza,

la noche se ha instalado y todo es sombra.

Don Pedro, ahora si que la tierra,

nuestra tierra es oriunda de la noche,

porque en noche constante la han sumido

las manos despiadadas que igual roban o matan.

Solo nos han dejado

un inadmisible archipiélago

de alcohol desprovisto de azúcar,

inhumana consecuencia de los que hoy,

se adueñan de la tierra,

nuestra tierra.

6 comentarios:

  1. La verdad, Miuris, una triste realidad que viven los países de américa; centro y sur; por aquí ya están llegando, espero que se los barra antes de que arrasen.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Y a pesar de todo, alzas la cabeza orgullosa, porque eres de esa tierra.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Si Mariela, es el destino común de nuestros países, unos menos, otros mas, ojalá como dices, sen barridos en tu país antes de que entierren sus raíces, luego es difícil erradicarlos.
    Abrazos amiga.

    ResponderEliminar
  4. Así es Pilar, es lo que nos queda, defender en la medida que podamos y no bajar la cabeza ante el verdugo.
    Abrazos amiga

    ResponderEliminar
  5. Tus palabras tienen mucha fuerza querida amiga, una verdad aplastante que llega al alma
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  6. Gracias Isabel, amiga querida, un gran abrazo

    ResponderEliminar