Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

miércoles, 24 de agosto de 2011

Déjame


Déjame asomar a tu ventana,

permite que mi mar,

moje las grietas profundas

que no te dejan ver la luz.

Penetra mi secreto,

derribemos el muro de silencio

que se levanta y casi toca el cielo.

Soy yo, la de siempre,

que igual que siempre,

te ama.

2 comentarios:

  1. Hay que derribar ese muro, así que cañonazos de amor contra él.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Los muros no dejan ver todo,y seguro que hay mucho por ver...BESOS Miuris

    ResponderEliminar