Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

martes, 16 de agosto de 2011

Cosquillas en el alma


Tengo cosquillas en el alma,

transitan por mi piel las mariposas,

y en mi corazón, hay taquicardia.

Es un no se que,

un transcurrir entre lágrimas y risas,

un palpitar, un susto,

esperanza y temor,

no se que tengo,

será capricho o rebeldía,

ilusión o esperanza,

es como si de pronto,

se abriera la puerta

y mil jilgueros me arrullaran,

o me asaltara un fantasma,

lo sabía!

Por eso era mi miedo.

5 comentarios:

  1. ¿ Será que el amor ha llegado? Me encantó el poema, Miuris. Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  2. Una descripcion perfecta, es amor?Felicitaciones

    ResponderEliminar
  3. Ay el amor, siempre el amor, pero no mi querida Mariela, esto fue algo que se me ocurrió una noche de desvelo, pero te cuento algo que no es secreto, el amor si ha llegado hace ya mucho, lo tengo conmigo.

    Abrazos amiga

    ResponderEliminar
  4. Hola Lapizlazuli, es amor? Nooooo, era miedo.

    Un abrazote pintado de azul

    ResponderEliminar
  5. Tras el miedo llega ese gran amor.

    Un besote enorme.

    ResponderEliminar