Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

domingo, 24 de julio de 2011

Tiempo y olvido


Tiempo y silencio,

luces y sombras.

Sigilosa y confundida,

cruzo el umbral del crepúsculo

temerosa de encontrarme con la noche,

después que mil oscuridades

se dibujaron en mi universo.

Destelló mi camino un resplandor

y de mis pupilas heridas por el fulgor,

brotaron rocas tenaces

que amurallaron mi epidermis.

Guardo en mi cofre de ilusión

la evocación

de los primeros encuentros,

cuando ansioso tú,

y yo anhelante,

tejíamos quimeras

engarzando esperanzas.

Rompimos el ayer,

ovillando en la rueca de la vida,

un hoy bajo el cual nos cobijamos.

1 comentario:

  1. Bonito poema amiga Miuris a un amor que a pesar de las visicitudes de la vida sigue ahí fuerte.Besitos.

    ResponderEliminar