Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

jueves, 14 de julio de 2011

Espejismos


Perdida en la calle del amor lejano,

mis pies sangrantes

arrasaban las piedras del camino,

laberintos, flores falsas que al tocar

se esfumaban.

Navegué noche y día,

dejaba en cada esquina una ilusión,

en los recodos, la esperanza,

bajo las falsas flores,

sembraba una semilla de cansancio.

Así son los caminos de amores perdidos,

lejanos y sombríos,

puros espejismos.

3 comentarios:

  1. Pero tienen fin, una noche llegas a puerto y el pasado ya no puede alcanzarte.

    ResponderEliminar
  2. Pero el tiempo termina por curarlos cuando renace en el corazón otro amor. Un abrazo Miuris,

    ResponderEliminar
  3. No creas que son ilusorios, siempre queda algo que nunca consigue olvidarse. Cuando se olvida es que no eran auténticos amores.
    Un beso

    ResponderEliminar