Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

sábado, 30 de julio de 2011

El Callejón de la Inquisición



Estrecho y corto, es una reminiscencia que nos lleva por la ruta de la historia de la Sevilla milenaria. El Callejón de la Inquisición, la sola palabra nos hace estremecer, recordar los terribles sufrimientos de que fueron víctima quienes eran sometidos a la crueldad de este tribunal.

El Callejón de la Inquisición es un patrimonio más de Sevilla que nos habla de su historia, de la proyección que tuvo desde sus inicios con acontecimientos que marcaron a la humanidad.

Es un pasaje angosto y corto que se abre en la calle Castilla, comunicando a esta con el Río Guadalquivir, otro símbolo de esta ciudad monumental que guarda en sus raíces, la huella de mas de una cultura.

Se llama así porque formaba parte del Castillo de San Jorge, morada de los inquisidores, allí practicaban torturas inenarrables, aplicando por sus manos “justicia divina”, a quienes eran acusados de poca fe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario