Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

miércoles, 1 de junio de 2011

Ven amor!!


Ven amor,

Siéntate junto a mí,

hablemos de los dos,

cuéntame lo que sientes,

lo que piensas,

dime si todavía

te hace vibrar mi cuerpo.

Si tu amor aún es mío,

háblame,

déjame sumergirme

en el sonido de tu voz.

Ven amor,

bailemos ese vals

que una vez nos prometimos.

Sonríe para mí,

Necesito escucharte y verte sonreír,

para calmar mi desazón,

solo tu

puedes hacer que renazca

el rayo de esperanza

que entre los dos tejimos

y engarzar entre luces,

nuestro gran amor.

3 comentarios:

  1. hola Miuris,

    .... ven amor, y dime si me quieres todavía...

    un abrazo^^

    ResponderEliminar
  2. Ahí está la clave, Miuris, como te decía en el último post.
    Hay que bailar ese vals, tejer, sumergirse,vibrar, escuchar, sonreir...y todo eso que tú engarzas en tu poema.
    Un abrazo

    ResponderEliminar