Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

lunes, 20 de junio de 2011

Me dijo el viento


Me dijo el viento que te vio una noche,

que ibas con otra

y que de mí,

ni el nombre recuerdas.

Me lo dijo una noche

cuando me vio llorando,

porque te recordaba.

Y la noche celosa,

se ensañó con mi angustia,

dejándome clavada,

la daga de celos.

Se reía de mi,

infeliz, me decía,

lloras a cambio

de todo el desamor,

rumiando a solas,

tu desdichado amor.

6 comentarios:

  1. Es lo que nos trae el viento y esos pensamientos que nos atormentan a más de uno...el olvido...un besote

    ResponderEliminar
  2. Y es que el desamor forma parte del mismo amor. Todas esas cosas que suele decir el viento, nos penetran en la piel y nos llegan al alma, por eso luego las trasmitimos.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. ¿El viento te dijo eso?. ¡Sera c....!.
    En vez de acariar tu piel y darte ánimos, va y se rie de ti. ¡Que sinvergüenza!.

    Un abrazo, querida amiga.

    ResponderEliminar
  4. Hola Fibo, ese viento a veces cruel, hay que estrangularlo.

    Gracias amigo, un abrazote

    ResponderEliminar
  5. Dices bien Arruillo, el viento nos cala y dependiendo del estado de ánimo, entendemos lo que nos dice.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  6. Verdad que es eso mismo que insinuaste, lo odio!

    Gracias amigo, un abrazo

    ResponderEliminar