Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

lunes, 2 de mayo de 2011

No te vayas todavía.



No, no te vayas aún,

Mira que todavía,

mis manos están frías

y mi cuerpo tiembla,

a la espera de tu roce.

No, no quiero que vayas,

quédate un rato más

y conversemos,

cuéntame qué te inspiro,

dime de donde vienes,

lo que haces, como vives.

Hablemos,

no quisiera quedarme

con las ganas de hablarte un poco más,

ni quisiera que al irte,

jamás me recordaras.

Acércate,

si te lo estoy gritando en la mirada,

sin palabras te pido que me beses,

mi piel acalorada quiere sentir el roce de la tuya

y mi boca afiebrada necesita tus labios.

Atrévete,

no me dejes ahora,

no ves que muero por ti

y tú como un témpano,

sigues indiferente,

sin darte cuenta de lo que yo siento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario