Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

miércoles, 27 de abril de 2011

LOS ANILLOS


Diversas especulaciones, corren de boca en boca sobre este símbolo tan especial en la pareja, el anillo de compromiso.

El anillo de matrimonio es una tradición generalizada que abarca casi a toda la humanidad.

Es un intercambio, una especie de juramento, de ahí proviene el nombre de “alianza de boda”.

No tenemos una fecha exacta sobre la aparición de este rito, pero si de algo no hay lugar a dudas es, de que cada vez está más arraigado.

El anillo o alianza no es un artículo imprescindible, es mas bien un objeto con cierta esencia dentro de la pareja, es posible que como la pareja portadora del anillo cambia de estatus civil, al mismo tiempo adquieren responsabilidades y compromisos, el anillo viene a ser un objeto que constantemente les recuerda su unión.

Mano derecha, o mano izquierda, depende de la geografía donde se ubique la pareja, lo que es invariable es el dedo: Anular, una vieja leyenda egipcia dice, que las novias lucían el anillo en el anular porque la vena Amoris, de ese dedo, llegaba al corazón.

Colocar el anillo a la novia tiene además connotaciones sexuales, es como la representación de la penetración virgen o no, la mujer es mujer.

Hay una cualidad que marca este bonito rito de las alianzas, es la inscripción de los nombres, el de ella, lleva el nombre de él, el de él, el de la dama, ambos van marcados con la fecha en que se realiza oficialmente la boda.

Se cuenta que cuando uno de los dos se niega a que los anillos sean marcados, se constituye solo en un lujo, una vanidad que solo tiene como finalidad, alardear de una joya que costosa o no, debe ser un símbolo y su magia debe ser respetada.

El anillo no es un símbolo de la fidelidad guardada, pero es una coalición que sirve para comprometer el esfuerzo de poner mutuamente los medios para mantenerse unidos y fieles, lejos o cerca, la presencia de la alianza, es una llave que abre dos corazones que han pactado una alianza.

3 comentarios:

  1. No estoy ni en contra ni a favor del matrimonio y sus alianzas,cada cual es libre de elegir la forma de amar,todo es respetable para mi......Lo importante es que elijan lo que elijan,sean felices para todo la vida si puede ser, y por supuesto respetandose..Me ha gustado tu entrada Miuris...Besos amiga. Muacks!

    ResponderEliminar
  2. Hola Miuris, tenia vastante atrasado tu blogger, pero como todos los dias me pase por el y vi que tenias muchas maravillas escritas. Este de los anillos que dejas hoy, me parese muy interesante, pues es mucho lo que representa, aunque hay gente que se lo quita pra pasarse por lo que no es.Te dejo mis votos como de costumbre y te deseo toda la felicidad del mundo. bai bai.

    ResponderEliminar
  3. Con razón a mi me fue fatal, a los dos dias, estando de luna de miel, lo perdí en el mar...un besote y gracias por este escrito.

    ResponderEliminar