Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

jueves, 14 de abril de 2011

COSAS DE LA VIDA


Sobre la cama, el vestido,

de raso aderezado de encajes de Bruselas

y zapatos exclusivos de Manolo Blahnik.

Reluciente baccarat, de exclusivo corte,

exhibían sobre una cómoda del más rojizo nogal,

una secuencia de joyas,

perlas legítimas y diamantes engarzados en platino

y perfumes de París.

Lunas del mejor espejo repetían su figura.

Una lacaya temerosa,

aguardaba timorata,

para obedecer a la diosa de carne

que ante el espejo desnuda se miraba.

Su cara era un misterio,

su boca un apretado rictus

su mirada se diría,

que era del mismo cristal,

que su alcoba iluminaba

y de sus ojos brillantes,

iban cayendo dos gotas que cualquiera dudaría

ante opulencia tan grande,

que a ella pertenecían.

En el salón aguardaba el triste protagonista del poder,

el que se lo daba todo,

y ella sin importarle en lo que haría de su vida,

cambió amor por riqueza.

Ella se aferró a su brazo,

como quien se está agarrando a un palo,

su peineta incrustada de brillantes,

su mantilla exclusiva obra de arte.

En la calle le esperaba un coche de fina marca,

tan exclusivo, que hasta su nombre llevaba empotrado.

Era un domingo de Ramos y ambos,

buscaban impresionar.

Se bajaron en la plaza, tenían razón,

cada uno de ellos,

materialmente valdría una fortuna.

Per también en la plaza una pareja sencilla,

El vestido simplemente,

ella, con un vestidito negro,

que sin duda en alguna rebaja había comprado,

nada en ellos era espectacular.

Miento! Si lo era,

Sus ojos, los de él, reflejaban tanto amor,

que nada mas en el mundo parecía existir.

Los ojos de ella, embebidos en esos otros,

que mas que mirarla, parecían poseerla.

De pronto, la mujer rica los miró

y al hacerlo, los colores de su cara

cambiaron por palidez, sus ojos parpadeaban

como negándose lo evidente,

Al fin tuvo la valentía de sostener la mirada,

Era su novio, aquél que abandonó por ser pobre,

ahora estaba casado y enamorado.

En un instante miró a ambos,

el rico ajeno a la historia,

no sabía que pensar,

y ella, pálida de espanto

al suelo iba cayendo,

Con los ojos fijos en quien había abandonado.

Él piadoso, miraba compadecido

a la mujer que desde la tierra,

parecía suplicar algo

y fría y pálida, moría.

6 comentarios:

  1. Me ha encantado Miuris...Los bolsillos llenos,pero las manos vacías,los ojos vacíos,el corazón vacío....Sin darnos cuenta, nos aferramos a veces a lo material,por supuesto que hay quien sólo vive por la apariencia.Yo digo, que lo justo...Un placer Miuris...Besos

    ResponderEliminar
  2. No se puede tener todo en la vida, tomó su camino y con el su vida...apechugar...un besote

    ResponderEliminar
  3. hola Miuris,
    me has sorprendido con esta poesía tan real. Muchas mujeres hacen esos cambios en la vida, pero en el fondo son tan infelices, que se la pasan solamente enojadas, amargadas, y gritando todo el tiempo a quien se les aparezca. La verdad es que no aman.


    un abrazo^^

    ResponderEliminar
  4. Letras refinadas componen bella poesia... no todo lo que ansiamos se peude conseguir en vida...un bello aprendizado amiga


    saludos
    linda semana
    abrazos

    ResponderEliminar
  5. Me ha gustado mucho, estimada Miuris. Un abrazo desde mendoza.

    ResponderEliminar