Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

domingo, 9 de enero de 2011

Predicción


Tras de mi, la noche,

la luna me seguía

y temerosa,

mis ojos de ella, no se desprendían.

Me irradiaba su luz

y yo quise pensar que

ya las noches negras habían terminado.

8 comentarios:

  1. amiga miuris como siempre sus poesia llenas de sentimiento y emocion a flor de piel...

    lindo poema
    saludos
    linda semana
    abrazos

    ResponderEliminar
  2. Hermoso es visitarte Miuris. Te dejo un abrazo amiga.

    ResponderEliminar
  3. Mi gran amiga, que alegría tenerte por aquí. Hermoso poema, ¡y nostálgico! Un fuerte abrazo queridísima Miuris

    ResponderEliminar
  4. Hola Mauri, me alegra que te guste tanto mi tierra, pues paso por tu blogg, todos los dias, por ver tus poemas y por ver lo vien que hablas de mi querida Andalucia, que yo la llevo incrustada en mi piel. Gracias y que este nuevo año te colme Dios de vendiciones. Que tengas un lindo dia.

    ResponderEliminar
  5. Poeta del Cielo, sus palabras siempre hacen subir la moral, gracias.

    Un cordialsaludo

    ResponderEliminar
  6. Mi querida Mariela, cuantos días sin comunicarnos, gracias por volver a estas Vendimias, tu casa.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Mi querida Isota, te aseguro que esa amistad que me brindas la agradezco y correspondo en la misma medida.

    Gracias amiga, un abrazote de Sevilla a Canarias.

    ResponderEliminar
  8. Mi amigo Rafael, que pena que no puedas estar en tu tierra, pero tienes la mía que te brinda todo su calor y hospitalidad.

    Pues si, estoy en tu Andalucía y me siento muy bien aquí, ojalá que un día pudiésemos caminar entre naranjos y así de paso me contarías algunas anécdotas de tu pueblo.

    Felicidades querido amigo, un abrazo cordial.

    ResponderEliminar