Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

sábado, 18 de septiembre de 2010

Perdida


A bordo de una estrella,
esta noche cabalgo entre las nubes y el éter,
no sueño, duermo,
no pienso,
navego entre el sueño y la vigilia,
vuelo, bajo y vuelvo a subir,
no se quien quien soy,
ni donde estoy.
Cerraré los ojos
y donde despierte,
ahí me quedaré.

6 comentarios:

  1. Vamos a soñar y allí donde despertemos nos quedaremos,precioso tu poema Miuris,cortito paero lindo, y es que todo lo pequeño es armonioso...feliz domingo .Besicos

    ResponderEliminar
  2. Aún perdida ¡qué sensación de libertad en tus palabras!
    Un abrazo querida Miuris, feliz tarde de domingo :)

    ResponderEliminar
  3. BUENAS TARDES CARMEN, OJALÁ HAYAS DISFRUTADO DE UN DÍA DE DOMINGO ESPECTACULAR,EL MÍO HA ESTADO REPLETO DE SOL Y MUUUUCHO CALOR.
    aNOCHE ESTABA PERDIDA EN EL CANSANCIO DE UN DÍA AGOTADOR Y VOLANDO ENTRE LAS ESTRELLAS, IBA ESCRIBIENDO ESAS BREVES LETRAS.

    GRACIAS Y UN ABRAZO AMIGA

    ResponderEliminar
  4. Gracias Isota, y bien perdida, pero como dices, libreeeee, calabalgando entre las nubes a bordo de una estrella.

    Noche ya en tu país, y aunque todavía queda noche por delante, solo me queda desearte, felices sueños querida amiga.

    ResponderEliminar
  5. Hermosa composiciòn a esa sensaciòn que a veces, inunda el alma, querida miuris. El final es excelente.

    Un gusto leerte querida amiga

    ResponderEliminar
  6. Gracias Mariela, no concibo estas vendimias sin tu huella.

    Un abrazo

    ResponderEliminar