Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

jueves, 9 de septiembre de 2010

Casi, casi, casi...


Casi vuelo,

casi lloro,

casi río.

Casi duermo

y ya dormida,

sueño que estás a mi lado.

Casi noche, casi día,

el azul se vuelve oscuro

y el blanco se torna gris.

Deshojo una margarita,

Me quieres vida?

Que hacer, por que camino tomar?

Casi vivo, casi muero,

casi no se ni quien soy,

casi pierdo la cabeza

pues estoy casi vuelta loca

y casi cuerda, vuelvo a recapacitar,

renegando de mi misma,

y de tanta incertidumbre.

Casi quiero desaparecer,

pero casi me arrepiento,

cuando pienso que si muero,

ya no volveré a tenerte.

1 comentario:

  1. Tienes un don para transmitirnos vida con tus palabras.
    Un abrazo grande, ¡poeta Miuris!

    ResponderEliminar