Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

sábado, 7 de agosto de 2010

Te extraño tanto...




Te extraño,
dejo la puerta abierta por si llegas,
espío tus pasos, tu recuerdo,
te llamo sin palabras.
Te extraño,
quiero ir en tu búsqueda,
alcanzarte en mis sueños
y traerte conmigo,
o quedarme contigo,
o fundirnos los dos,
evadirnos, escaparnos.
Extraño tanto tus besos,
tus manos que llevan por la vida,
tu pecho donde poso mi cabeza,
tus ojos que dan luz a mi sombra,
tu voz que me calma y me agita.
Extraño tu risa, tus bromas
y hasta tus cabreos.
Extraño todo de ti.

2 comentarios:

  1. Un gran amor en la distancia, fuente de tan sublime inspiraciòn, merece un pronto reencuentro, querida Miuris.
    Preciosos versos donde el amor traspasa fronteras.
    De tu orilla a su orilla van tus versos, como dulce melodìa enamorada.

    Un abrazo, querida amiga

    ResponderEliminar
  2. El reencuentro se produce con frecuencia, pero cada despedida es una nueva herida, aunque la esperanza del nuevo encuentro sea un bálsamo.

    Querida Mariela, gracias de corazón.

    ResponderEliminar