Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

jueves, 5 de agosto de 2010

Impúdico!


Mi almohada era el nido que guardaba mis sueños,

Soñolienta, inquieta, el insomnio se hizo dueño de mí.

Aletargada, confundida de espanto me levanto

Oh!! El espejo impúdico,

copió mi desnudez de tal manera

que sorprendida y en silencio,

quedé ante el cristal sin movimiento.

Tímida y sonrojada,

Miraba aquí y allá,

Tiritaba!

Corrí tras el amparo de una toalla

que cayó de mis manos temblorosas.

Me quedaba la piel como refugio

a ella me abracé y de nuevo el espejo lujurioso,

retrataba mi cuerpo y se burlaba,

yo no quería ver, pero mis ojos necios

miraban al espejo

que con muda elocuencia me incitaba.

Corrí avergonzada,

me refugié bajo el agua,

el frío estremeció mi cuerpo

Un pensamiento impío

dominó mis sentidos, caminé hacia el espejo,

cerré los ojos, y rompí en mil pedazos el cristal... ...

1 comentario:

  1. versos sentidos en el que como dice esta frase...Mi almohado era el nido que guardaba mis sueños.... ahi queda guardado ....

    Saludos
    abrazos

    linda semana

    ResponderEliminar