Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

sábado, 21 de agosto de 2010

Extranjero!!


La historia se repite,

la palabra pesa,

hace un hueco en la piel

y llega al alma.

Llaman extranjeros

a los que trabajando lejos de su tierra

hacen más por una Patria ajena,

que sus propios hijos.

La palabra duele,

porque al decirla, la mastican,

la saborean con saña, con malicia,

es como si con ella, quisieran

horadar el derecho de existencia.

Parecen olvidar,

que muchos de los que hoy

son extranjeros,

ayer abrieron sus puertas,

fueron receptores,

compartieron el pan,

dieron cobija para atenuar el frío

recibieron sin hacer preguntas,

ignorando de dónde eran,

ni porqué llegaban los de allí,

o los de más allá

y jamás les llamaron

extranjeros.

Al contrario,

Compartían su tierra

y aquéllos tomaban sin medida,

no solo el pan, sino el afecto,

el calor de una mano, el amparo

y hasta amor verdadero encontraron.

Hoy sin embargo, les llaman

extranjeros,

sin preocuparse en mirar hacia atrás,

no se dan cuenta que ayer,

los que hoy son

extranjeros,

pudieron ser verdugos,

siendo en cambio, hermanos.

Extranjeros!!

Que imprecación!

No hay comentarios:

Publicar un comentario