Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

sábado, 17 de julio de 2010

Si me amas...

Tú mi sueño, mi ideal, mi ilusión,
tú mi camino, mi decisión.
Tú en la calma y en la tempestad,
en el rugido del viento que me arrasa,
y en el suave murmullo de la brisa leve.
Mi amor y el tuyo,
Tus sueños y los míos,
nuestras vidas paralelas, perdidas...
Si me amas, búscame,
rescátame, redime mi esperanza
si me amas,
no dejes que mis sueños pierdan la ilusión,
no dejes que los tuyos se diluyan.
Ven conmigo mi amor,
siempre te espero.

4 comentarios:

  1. Hermosa poesìa que se eleva como una plegaria de amor a ese amante que nos corresponde en sentimiento.
    Romànticas lìneas nos regalas Miuris.
    Me voy con un suspiro.

    Un gusto leerte y un abrazo desde Mendoza

    ResponderEliminar
  2. hola Miuris,
    me siento muy bien al leer tu poesía. Es cuando mis recuerdos comienzan a sentirse en mi corazón.

    Gracias por permitirme leer tus versos.

    un abrazo de amistad^^

    ResponderEliminar
  3. Pues si Mariela, ese breve poema parece una plegaria, no solo al amante, sino implícitamente a Dios que lee los corazones y sabe lo que precisa cada uno.

    Gracias, también yo suspiro.

    ResponderEliminar
  4. Rebecca!!

    Tiempo sin noticias tuyas, agradezco tu visita y tu comentario.

    Ojalá que casi todos los recuerdos que desatan mis letras, los hayas vivido con pasión y verdad, así vale la pena recordar.

    Un abrazo afectuoso hasta tu Berlín

    ResponderEliminar