Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

jueves, 22 de julio de 2010

Esas Pequeñas cosas... Tan grandes!

El recuerdo de un paseo

la caída de un libro abierto,

unos pétalos de rosa secados al viento.

Un amanecer lluvioso, escuchando desde la cama,

las gotas de lluvia sobre la ventana.

Unas pisadas que reconoces en el pasillo

y el sonido de unas llaves, que entre miles,

sabes que son las que abrirán tu puerta.

El aroma del café que te remonta

a una tarde de siesta en el sofá.

La caída del agua en la ducha,

el olor del jabón, de la colonia…

Unos guantes dejados “al descuido”

y encontrarlos después, en el mismo lugar.

Un te amo escrito en el espejo con el creyón de labios

y que después de un tiempo permanece.

Unos pañuelos olvidados en un cajón,

Restos de maquillaje, como si acabaras de usarlos,

la cama no revuelta del todo,

pero con la evidencia de que estás ahí.

El recuerdo de una ilusión,

un sueño que crecía solo en el corazón

y se deshinfla como pompas de jabón.

Son pequeñas cosas, tan grandes!

1 comentario:

  1. Pequeñas cosas que nos llenan la vida. Preciosa entrada, querida Miuris. Tantas cosas pequeñitas que adquieren en el corazòn un lugar inestimable, cuando amamos, valoramos, añoramos y recordamos.
    Pequeñas y poderosas. Suele su presencia dar sentido a una ausencia y en su magia, regresarla con nosotros.

    Te dejo mi abrazo y mis buenas noches Miuris!

    ResponderEliminar