Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

miércoles, 28 de julio de 2010

El mar y mi sueño


Agobiada, me alcanzaba la noche
un sopor me envolvía,
Mis ojos se cerraban sin sueño,
aletargados en la semi inconciencia
de un deseo adormecido por la rebeldía.
Me dejaba llevar
por una especie de corriente me sentía rendida.
Sin darme cuenta, había sido arrastrada por las olas del mar.
y en su vaivén, navegaba dormida sin dormir.
La luna resbalaba por mi espalda
y la arena me arañaba la piel.
Mi cuerpo se adentraba en la hondura azul del mar
y desde el fondo, una voz me llamaba,
me hechizaba su eco, me enervaba,
mi mente era un caos y sin embargo,
sabía que era tu voz,
seguí bajando y envuelta entre algas marinas,
divisé tu sombra y te alcancé,
nuestros cuerpos, lascerados por las rocas
no sentían dolor, nos amábamos con la complicidad de
caracolas, aliadas fueron las olas que como una cortina
emergían para cubrir el impudor de dos locos
que en el fondo del mar, mezclaban con su espuma,
la sal del amor.

2 comentarios:

  1. versos llenos de pasion con verdad de amor escrita..

    SAludos
    Abracos

    Linda semana

    ResponderEliminar
  2. !Wuaw! Precioso poema enamorado, cuyo paisaje, el mar y sus profundidades, albergan un simbolismo que llega al corazòn de quien lea el poema.
    Ay! El mar, fuente de tantas inspiraciones y deseos.

    Un poema Hermoso. Te felicito Miuris por tan bello logro.

    Un abrazo desde Mendoza, querida amiga

    ResponderEliminar