Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

viernes, 2 de julio de 2010

Desafío

atrévete a decir que no me amas.

Niega

que no tiemblas cuando me tomas en tus brazos.

Jura

que no enloqueces, cuando tus manos corren por mi piel.

Niégame

que no mueres por besarme,

que no te vuelve loco la forma de mi boca.

Di que no me deseas,

que ninguna mujer en ti despierta, lo que sientes por mí.

Atrévete a negarlo…

Si eres hombre.

4 comentarios:

  1. Wuau! Què desafìo! El hombre rendido no sòlo ante el encanto si no tambièn ante la fuerza de tus palabras.

    Me ha encantado leerte Miuris

    Un abrazo desde Mendoza

    ResponderEliminar
  2. Atrevida mujer esa, verdad? Es una más de mis divagaciones.

    Un abrazo grande para ti Mariela.

    ResponderEliminar
  3. Con todo el respeto que inspira tan digna dama, permítale decir a este su amigo Felipe, que mujer del diablo es usted, es de esas tan completas que se pregunta uno si es real.
    Como español acogido por su tierra yo junto a la mía, siento el orgullo de haber jurado por su bandera.
    Y ateniéndome a su verso, pienso que solo a un orate se le ocurriría negar tales afirmaciones.
    Un afectuoso saludo con mucho respeto para usted y para el paisano dueño de su amor.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias Don Felipe, usted siempre tan amable conmigo, tengo en alta estima su consideración hacia mi persona.

    Un abrazo entre dominicanos, porque usted es tan dominicano, como español.

    ResponderEliminar