Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

viernes, 30 de julio de 2010

Amor, tan lejos de mi...



Amor desconsolado,

solitario.

Amor lleno de miedos,

inmensamente lleno de ansiedades,

de soledades y esperanzas.

Así es el amor en la distancia,

ese que se desvela por la noche

imaginando abrazos, deseando caricias,

anhelando ternura.

Amor que viaja en cada madrugada,

que a bordo de estrella cruza la sombra de la noche,

y esperando la tarde, entra en el breve espacio

de una abertura subliminal buscando una sonrisa.

Ese amor que a veces sin lágrimas, mares de llanto

acumula en su adentro.

El mismo amor que levanta las manos como dos mariposas

con alas abatidas, diciendo adiós cada día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario