Donde el cactus es una piedra más de los caminos y reverbera el sol y la noche es irradiada por estrellas que parecen caer sobre la blancura de los jazmines que pueblan mis recuerdos, allí empecé a soñar.Soy un latido más de una ciudad que es un corazón, dos cielos me cubren, el propio y otro que el amor me ha dado: Sevilla, una ciudad pasión y melodía.Escritora de muchas letras que no siempre tal vez son leídas, pero escritas con mucho corazón, con ellas edifiqué estas vendimias, anhelando encontrar la mejor cepa y recoger la cosecha más selecta.Soñadora, edificadora de utopías, romántica, idealista y otras circunstancias desfasadas, no me importa, ¡Escribir es mi pasión!

sábado, 26 de junio de 2010

AMAR SIEMPRE

Amar es, como bien dice Bach, cruzar el puente al infinito, cuando es un amor verdadero y una entrega total y mutua.


Amar es suma de glorias, resta de desamores, es multiplicar el corazón y entregarse siempre.

Es amar después de amar y besar después de haber besado.
Es sufrir y comprender más allá de cualquier entendimiento, mas allá de la razón de si debió de ser, si estuvo bien o mal.

Amor es cruzar siempre el puente hacia el infinito sin preguntarse si estamos suficientemente abrigados, o si el frío nos cala las entrañas, total, si muchas veces ese frío cunde en la piel, aunque el calor agobie.

Lo que cuenta es amar, absorber los pétalos fragantes, sin tomar en cuenta que nos lleguen marchitos, o que nunca nos lleguen ¡No importa! Si amamos, siempre tendremos capacidad para cerrar los ojos y ver luz donde hay sombras y aroma y colores y sentir repicar las campanas, siempre tañendo a triunfo.
Desdichados los que nunca han sentido en su pecho la furia del corazón desbocado y en su piel el ardor de la pasión.
¡Indefinible!

No hay comentarios:

Publicar un comentario